¿Por qué el coronavirus justamente (también) es una bendición para el mundo?

¿Por qué el mundo entero se encuentra actualmente en una crisis causada por el coronavirus? Aquí explico el significado más profundo y espiritual del coronavirus y lo que realmente podemos hacer (acaparar comida y cerrar escuelas no es la solución).

Este artículo necesita una breve introducción. Hace once años, empecé, como escritora, a apuntar mensajes intuitivos. Hacía una pregunta y la respuesta me venía de forma natural en el papel, sin la intervención de mis pensamientos. Como las respuestas siempre venían en forma de "nosotros", empecé a llamarlos mensajes angélicos, pero puedes adjudicarlos a mí si no crees en los ángeles. Las escribí sólo para mí y a veces para amigos cuando estaban luchando con una cuestión vital. A veces hacía una pregunta personal, pero la mayoría de las veces hacía una pregunta sobre temas y problemas sociales y actuales. Escribí decenas de miles de palabras, y cada vez me dieron nuevas ideas, inspiración, esperanza y consuelo. Incluí algunos de ellos en mi novela “Vederlicht” y hasta ahora no tenía intención de compartirlos, por miedo a ser etiquetada como mística. Ahora con la crisis por el coronavirus y el pánico colectivo que ha surgido, me gustaría compartir una única vez mis ideas sobre el coronavirus. Primero quisiera compartir un fragmento del texto que escribí el 3 de enero de este año sobre el 2020 en general y luego lo que escribí esta semana (12 de marzo de 2020) sobre el coronavirus: de dónde viene y qué podemos y debemos hacer para dar un giro positivo a esta crisis.

N.B. Tal vez sea innecesario señalarlo, pero por supuesto es aconsejable seguir los consejos del Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente con respecto al virus.

3 de enero

¿Cómo será 2020 en general?

El año 2020 será un año de profunda purificación, con muchas estructuras y patrones antiguos que se volverán insostenibles o se colapsarán. A veces ocurrirá a pequeña escala, a veces a gran escala. Sólo lo que es completamente puro, o al menos lo que se basa en intenciones puras, tiene la oportunidad de florecer plenamente. Cualquiera que todavía se apoya en la vieja energía se encontrará cada vez con más resistencia y frustración, mientras la nueva energía fluya libremente y por sí misma, y cualquiera que navegue con ella tendrá un año maravilloso en el que incluso los obstáculos serán superados rápidamente o vistos bajo una luz diferente.

También será el año de una conexión a gran escala de todos los que estén sintonizados con esta energía y surgirán grandes redes de luz en la Tierra. Estas ganarán más y más poder invisible porque todo lo que estos trabajadores de la luz hacen se manifiesta casi por sí mismo y así ganarán un punto de apoyo sin tener que gritarlo desde los tejados, mientras que las viejas estructuras de poder se tambaleen o incluso se caigan.

También será un momento especial para vuestro sistema financiero y ahora es importante no dar importancia al dinero, sino confiar plenamente en tu propio talento y capacidad, porque este valor siempre permanecerá, así que no temes porque realmente no tienes nada que perder. La gente que tiene miedo de perder podrá perder, pero esto también es algo temporal; durará hasta que descubran lo que realmente tiene valor en el mundo. También es el momento en que puede fluir mucho dinero hacia ti; en ese caso es importante que vuelvas a pasar ese dinero y que lo inviertas en cosas que son importantes para ti y para tus prójimos; mientras no tengas miedo de perder y sigas devolviendo el dinero, habrá un flujo saludable. Todo depende de tus intenciones y de tu confianza.

El 12 de marzo

¿Por qué estamos sufriendo actualmente el coronavirus?

Como dijimos antes, muchas estructuras antiguas van a caer este año y este virus es una de las formas en que esto comienza a suceder. Lo especial es que es una manifestación de los miedos más profundos de la gente y al exponerlos, pueden ser purificados. Eventualmente hará que muchas personas sean conscientes de lo que realmente importa, animándolas a vivir más desde el corazón. Muchas personas viven como si nunca fueran a morir y por lo tanto toman decisiones que lamentarán justo antes de su muerte. Debido a este virus, mucha gente reflexionará sobre esto y dará los primeros pasos para cambiar sus vidas.

Las empresas y las estructuras existentes también se verán puestas en entredicho y, como dijimos antes, el dinero será una de ellas. No tengas miedo de perderlo todo, porque todo lo que se manifiesta desde intenciones puras, sobrevivirá y florecerá aún mejor. Lo que se manifiesta desde la codicia se derrumbará como un castillo de naipes en los años que vienen. Esto puede parecer la caída de la economía mundial, pero realmente es la salvación de la tierra. Es debido a esta codicia que la tierra está sufriendo tanto y la tierra ahora os despertará de diferentes maneras, literalmente y en sentido figurado. Por cierto, la gente que ahora mismo se está muriendo por el virus, no tiene nada que ver con todo esto. Sus almas habían decidido marcharse de todos modos, con o sin el virus, pero debido a que varias almas se están yendo ahora al mismo tiempo de la misma manera, está desencadenando una reacción sin precedentes.

No teman que sea el fin del mundo si éste se mueve; se necesita un cambio a nivel profundo, y si todo sigue igual, nada cambiará. Lo que puedes hacer tú mismo, aparte de tomar precauciones, es preguntarte siempre si lo que estás haciendo viene del corazón. Si hay cosas que haces porque "tienes que hacerlas" o porque crees que se espera de ti, o porque tienes miedo de no tener dinero de otra manera, ahora es el momento de dejar de hacerlas. Tal vez no de la noche a la mañana, pero sí gradualmente, para que puedas soltarte con seguridad. Cuanto más comiences a manifestarte desde las intenciones puras, menos sufrirás por todo el malestar que reina en la tierra ahora y en los años que vienen. Quédate contigo mismo, no te compares con los demás y vive una vida pura y amorosa en la que inspires a los demás con tu talento único.

¿Y qué podemos hacer para evitar que nos enfermemos a causa del virus?

En primer lugar: no trabajes en espacios de oficina tóxicos donde la energía no puede fluir libremente debido a sistemas de aire acondicionado, y donde el estrés y los residuos se quedan en el espacio, especialmente las empresas cuya filosofía no es pura. Airee tu casa todos los días abriendo las ventanas de par en par para que entre aire fresco. A menudo se nos olvida, especialmente en invierno, lo importante que es el oxígeno fresco para mantenerse sano. Bebe mucha agua y toma la menor cantidad posible de azúcares refinados y productos procesados. Busca la naturaleza si puedes y muévete para que todos tus músculos también reciban suficiente oxígeno fresco, no te olvides de respirar correctamente mientras te mueves. Por lo tanto, se recomienda caminar, montar en bicicleta, nadar o correr en la naturaleza o el yoga, porque así de forma natural respirarás bien por ti mismo. Duerme a un ritmo lo más natural posible: acuéstate temprano y levántate temprano.

Y lo más importante que ya hemos mencionado: sintonizar con la energía de tu corazón para medir si lo que haces proviene del amor o del miedo. En todo lo que hagas, puedes poner tus manos en tu corazón y hacerte la pregunta: ¿qué haría el amor? Si tu corazón se hincha feliz como una flor que se abre (sientes esto porque inmediatamente hay más espacio en la zona del corazón) entonces tienes ya tu respuesta. Si sientes que algo se está encogiendo en la zona de tu corazón, entonces sabes que la respuesta es "no". Practica esto a menudo y estarás más en sintonía con tu corazón. Si actualmente estás atrapado en un trabajo que no te conviene, pregúntate a diario en voz baja o alta: ¿qué puedo hacer? Date cuenta de que la misión de tu vida siempre será ayudar a otros haciendo lo que más amas. La respuesta es a menudo tan simple que puede que ni siquiera se te haya ocurrido. Cuanto más te manifiestes desde esa energía pura, menos susceptible serás al miedo, al estrés y a todo lo que salga de ello. Y te convertirás más en un vehículo para la felicidad, la gracia, la entrega, la confianza.

Date cuenta de que el virus no es nuestro enemigo, sino nuestro amigo. Aunque ahora causa separación física entre las personas y desafortunadamente también conlleva pérdidas, finalmente creará más conexión porque creará una red de amor y luz. Debido al miedo colectivo a la muerte, la gente se animará a vivir más según su misión. La energía lumínica suprimida durante mucho tiempo ahora será sacada hacia afuera por más y más personas simplemente porque sienten que el tiempo se les está acabando. Recuerdan: el momento más oscuro es justo antes de que salga el sol. No te culpes y no tengas miedo, porque no haces nada malo y este virus no es un castigo. Más bien, un amigo estricto, pero justo que os lleva de la mano en vuestro camino hacia una forma de vida más amable y ligera, un amigo al que invitasteis (aunque no conscientemente) porque sabíais que el tiempo estaba ahí. Cuidaos bien y no os olvidéis de reíros, porque es una cura milagrosa para el miedo y el pánico colectivo y les ayudará a pasar este proceso más rápido.

¿Es necesario acaparar?

Guardar más cosas de las que necesitas es exactamente lo que puso en marcha esta situación. Hay un viejo y colectivo miedo a que nos vamos a quedar corto, lo cual no proviene del amor. Debido a que es imposible almacenar cosas indefinidamente, la gente inventó el dinero y comenzó a acapararlo para sentirse segura. Ahora bien, una pequeña reserva de algo es humana, pero para muchos de ustedes tomó unas formas bastante grotescas y esto ha causado que estáis agotando a la tierra. El objetivo se convirtió en: más, más, más, sin mirar las consecuencias de ello. ¿Sabíais que muchas empresas hace tiempo que perdieron su estado natural y saludable porque no se fijan en el bienestar de sus empleados y de la tierra, sino en cómo pueden obtener más beneficios cada año? Ya es suficiente, y también lo es el beneficio. Este principio de obtener más beneficios cada año se derrumbará y lentamente más y más gente se dará cuenta de que ya es suficiente.

Almacenar más cosas de las que necesitas, incluyendo alimentos, no crea abundancia, sino escasez. Sólo mira los supermercados, donde estantes enteros ya están vacíos. Lo mismo podría suceder si todos decidieran retirar su dinero del banco. El ansia de seguridad crea precisamente lo que tememos. Por lo tanto: no dudes en guardar unos cuantos comestibles extra si quieres evitar ir al supermercado estos días o si te sientes con un resfriado y prefieres quedarte en casa, pero no más de unos días para no tener que tirar nada y que quede suficiente para todos y puedas además seguir comiendo productos frescos, porque eso es muy importante en estos tiempos. Si sientes una fuerte necesidad de acaparar, pregúntate de dónde viene esta necesidad y a qué le temes exactamente. Enfrentar tus miedos más profundos es la mejor manera de deshacerse de ellos. Mira honestamente tus posesiones: ¿has coleccionado más de lo que usas o necesitas? ¿Hay más ropa en el armario de la que llevas, más libros de los que lees, más vajilla para la que nunca recibes invitados? Cuanto más te atreves a soltar el exceso de lastre, más libre te volverás del miedo a quedarte corto y más abundancia podrás crear en tu vida. Entonces liberarás espacio para la nueva energía que llega a la tierra y en la que podrás navegar con seguridad sin tener que acaparar y sin que te falte nada.

¿Qué puedes hacer si tienes el coronavirus?

Descansa bien, bebe bastante y come lo que tu cuerpo más necesita. Piensa por ejemplo en la remolacha, variedades de zanahoria, verduras verdes, semillas y algas. Cada gripe o enfermedad también ofrece la oportunidad de reflexionar sobre lo que ya no te sirve en tu vida. Pueden ser ciertos alimentos, viejos hábitos, miedos, patrones, relaciones o actividades que ya no le convienen. Es importante que no te culpes por estar enfermo o por haber infectado a otros. Por el contrario, el amor propio es importante para una rápida sanación, así que dite a ti mismo decenas de veces al día, en voz alta o en silencio, "Soy valioso y tengo una misión única en este mundo". Tu alma se emocionará con esta invitación a vivir más tu misión y en respuesta tu cuerpo se recuperará más rápido. De nuevo, cada enfermedad es como un amigo que te muestra el camino hacia una vida más sana y feliz y para dejar ir lo que ya no te conviene.

¿Tienen que cerrar las escuelas, cafeterías y restaurantes?

Lo especial es que vuestra política ahora se dirige mayoritariamente a mantener abiertas las grandes empresas y a cerrar las pequeñas empresas saludables y escuelas. El virus se está propagando precisamente, como se ha dicho, debido y a través de empresas (generalmente más grandes) que no tienen en cuenta el bienestar de sus empleados. ¿Cuántos de vuestros productos no están "hechos en China" en condiciones de trabajo precarias? Por lo tanto, no es de extrañar que el virus pudiera desarrollarse allí primero. Por otra parte, casi todas vuestras escuelas en todo el mundo son dirigidas por personas intrínsecamente motivadas y apasionadas con la pura intención de proporcionar a los niños una buena educación y por lo tanto no son un caldo de cultivo para el virus. La mayoría de los restaurantes, tiendas, cines, teatros y cafeterías también tienen una dirección sana y trabajan con intenciones puras.

Si realmente quieres provocar un cambio, entonces los gerentes de las empresas más grandes y menos puras tendrán que empezar a mirar su gestión empresarial y sus intenciones y dejar su carrera por obtener más y más grande, a expensas de sus empleados o del medio ambiente. Incluso los primeros pasos, por pequeños que sean, reducirán directamente la propagación del virus. Tiene sentido mantener vuestros supermercados abiertos porque ahora mismo dependéis de ellos, pero también habría que ver qué se puede mejorar en la dirección de los mismos. 

Finalmente, ten confianza, y si te entra el pánico, relee nuestras palabras de forma que una y otra vez sabes lo que te espera e inspira a los demás a hacer lo mismo.

LEE TAMBIÉN: Así es como no se pierde el ánimo en los tiempos del coronavirus

Comparte con tus amigos